5 consejos para comenzar la Primavera con buen pie.

branch-769439_640
©Pixabay

Todos queremos recibir la llegada del sol de forma positiva, abiertos a lo nuevo, receptivos a la nueva energía. Una buena forma de dar la bienvenida a esta época del año es haciendo pequeños y sencillos rituales que nos ayuden a enfocarnos en cuidarnos y empoderarnos. Te proponemos 5 herramientas para cuidarte de manera integral y comenzar el inicio de la primavera con buenas energías.

1.Limpieza

Hacer limpieza en casa. Guardar la ropa de invierno y poner a la vista prendas más ligeras nos ayuda a liberarnos de de lo que no sirve. Sacar los “cacharros” que ya no utilizamos para regalarlos, donarlos o tirarlos, para crear espacio a que lleguen cosas nuevas a nuestra vida.

Llevar una alimentación más ligera, con más verduras de hoja verde y alimentos de temporada, los cuales nos brindan los nutrientes que el cuerpo necesita en esta época del año. Existen algunas dietas detox para limpiar el organismo pero deben seguirse bajo supervisión profesional.

2.Movimiento

Bailar, hacer Yoga, correr, camina, hacer estiramientos…. Cualquier tipo de ejercicio físico que hagamos en cualquier época del año nos ayuda a subir nuestros niveles de energía para encarar los cambios de temporada. Además con el buen tiempo, dan ganas de salir a pasear.

3.Respirar

Es importante tener presente que siempre que estemos estresados podemos respirar profundo para relajarnos. Además, practicar ejercicios para abrir la caja torácica, es beneficioso para las personas que padecen asma o alergias recurrentes en la estación.

Respirar conscientemente nos ayuda a observarnos a diferentes horas del día y es la mejor herramienta para detectar cómo se encuentra nuestro cuerpo, si hay incomodidad o dolor; nuestra mente, si hay pensamientos agradables o no agradables; nuestras emociones, si son tranquilas o turbias.

4.Hacer pausas

Así como necesitamos movernos, el cuerpo también necesita descansar. Hacer pausas utilizando la respiración consciente es la mejor manera de conectar con nuestras necesidades y cubrirlas.

Dormir ocho horas al día es la media que el cuerpo necesita para restituirse. Si estamos cansados o enfermos podemos dormir más si el cuerpo lo pide. Cada persona es diferente. Tenemos que observar cuántas son las horas de sueño con las que nos sentimos regenerados y con energía al día siguiente.

5.Conectar con nuestras emociones

A veces es difícil conectar y entender nuestras emociones, y hacer respiraciones durante el día no basta. Para conectar de una forma más profunda es necesario hacer escritura libre en una libreta, escribiendo todo lo que se nos venga  a la mente. Vaciamos todo lo que tenemos dentro, como nos sentimos, si queremos decirle a alguien algo que no nos atrevemos, y podemos dialogar con nosotros mismos. También puede servir expresar nuestras emociones por medio de las artes plásticas, como la pintura, el dibujo, el collage, escultura con arcilla, con plastifica. No importa que no seas un Picasso, lo importante es conectar con tus emociones a ver que es lo que surge.

Asumiendo riesgos

Las dos semillas

El día de hoy me puse a experimentar grabando con mi propia voz un cuento infantil que nos habla sobre la responsabilidad que hay detrás de asumir riesgos. Su moraleja gusta a los niños y deja pensando a más de un adulto.

¡Espero que lo disfrutes!

 

 

Elige ser feliz

 

happy
Foto: @eurosaurus

La práctica de mindfulness nos enseña a estar atentos a nuestras sensaciones,pensamientos y sentimientos, a observarlos y a ser compasivos con nosotros mismos en los momentos que es más difícil serlo. Cuando nos ocurren situaciones difíciles, tendemos a ser duros y críticos con nosotros mismos, y ese es el momento en el qué más necesitamos observar qué nos estamos diciendo a nosotros mismos para cambiarlo y comenzar a darnos cariño y cuidado. Ser feliz es una elección.

Así como otros seres del planeta desean ser felices y libres de sufrimiento,
yo merezco ser feliz, sano y libre de sufrimiento.
Que yo sea feliz
Que yo sea sano
Que yo viva en paz.

Mindfulness

luggage-1945080_640
(c) Pixabay

La casa de huéspedes

Esto de ser un ser humano
es como administrar una casa de huéspedes.
Cada día una nueva visita, una alegría, una tristeza,
una decepción, una maldad,
alguna felicidad momentánea
que llega como un visitante inesperado.

Dales la bienvenida y acógelos a todos ellos,
incluso si son un grupo penoso
que desvalija completamente tu casa.
Trata a cada huésped honorablemente pues
podría estar haciendo espacio para una nueva delicia.
El pensamiento oscuro, lo vergonzante, lo malvado,
recíbelos en tu puerta sonriendo e invítalos a entrar.
Agradece a todos los que vengan
pues se puede decir de ellos que han sido enviados
como guias del mas allá.
Rumi

Nuestra mente es cambiante e impredecible. Nuestros pensamientos son como una ráfaga de nubes que pasean por el cielo, que nos confunden y nos saturan. Nuestras emociones cambian de la noche a la mañana, de la alergia la tristeza, de la satisfacción a la frustración. Queremos esconder los sentimientos, pensamientos y experiencias desagradables, reprimiéndonos  y  por el contrario, nos aferramos tanto a lo agradable, que nos produce tristeza dejarlo ir.

El  poeta Rumi, ilustra con este poma, la manera óptima en la que nuestra mente  debería trabajar para evitar vivir en el sufrimiento y el apego, propone una forma de ver la vida, gentil y desapegada.

Desde épocas milenarias, monjes, yoguis y líderes espirituales han utilizado la meditación como una técnica para calmar la mente, obtener concentración, claridad, paz y conexión con lo divino.

En la actualidad, se habla mucho sobre las bondades del mindfulness y la auto-compasión. Esta práctica puede describirse como la capacidad de estar presente, en el aquí y ahora; conectar con tu respiración, contigo mismo; aceptar sin apego ni rechazo, lo que ocurre en tu mente, tu cuerpo y tus emociones.  El mindulness puede considerarse una filosofía de vida que incluye la práctica de la meditación y es utilizada por profesionales en psicoterapia.

Si vivimos una vida en atención plena, practicando la auto-compasión, podremos vivir conscientes de lo que nos sucede a cada momento y actuar con amabilidad hacia nosotros mismos ante situaciones difíciles. En otras palabras, darnos cariño cuando creemos que no lo merecemos, amarnos con todo el corazón, aceptando nuestros aciertos, virtudes y alegrías; nuestros errores,  miserias, imperfecciones y rarezas, todas esas grandes sutilezas que nos hacen únicos.